domingo, 13 de marzo de 2016

la delgada línea

Qué bueno cuando te dormís leyendo un libro que te tiene atrapado y después no sabés qué leíste y qué soñaste.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada