jueves, 12 de enero de 2012

Día laboral

Trabajo con una novela desde temprano. Avanzo en la lectura y noto que me gusta todavía más que las veces anteriores que la leí. Voy, vengo, releeo al ritmo de la marea que sube y baja. La historia transcurre en una playa del sur. Las palabras me llevan a la aventura. Como siempre, esa certeza de que las palabras hacen cosas. Hay textos que reconcilian.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada