miércoles, 11 de julio de 2012

Juegos

Cruzo Callao y Corrientes y me siento una pieza de damas chinas, pensando mi estrategia para llegar pronto al otro lado. Los dos equipos se lanzan al tablero.
Ese momento en que todas las piezas están enrevesadas en el medio de la calle. Esquivo las que vienen de frente. Y después, cada uno sigue para su lado. Siempre un color llega antes a tocar el cordón. Pero como en todo juego, hay sorpresas. A veces aparece una pieza rezagada, que cruza con el último aliento del semáforo, cuatro, tres, dos, uno, rojo.
Damas chinas con semáforo y abrigos, se puede llamar la imagen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada