viernes, 23 de marzo de 2012

Volver


Esta semana estuve en la fierita, tengo algunas fotos para subir (pocas, porque se me rompió la memoria del teléfono con el que estuve sacando) y relato y comentarios del evento. Ya vendrá.
Ayer a la tarde, que terminó la feria, empecé unas breves vacaciones por acá, ya que estaba.
Un grupo de editores amigos que también habían venido para la feria iba hoy para Venecia y me prendí. Es impresionante estar en un lugar desde donde podés ir a pasar el día a Venecia, a apenas casi dos horas de tren.
El año pasado visité la ciudad un fin de semana y pensaba que tal vez fuera la única vez en la vida que podía hacerlo. Y sin embargo, acá estuve de vuelta hoy.
Sigue igual de bella e impactante.
Apenas pisé la estación de Santa Lucía sentí como si hubiera estado ahí la semana pasada, no hace tantos meses, y eso que fue un año cargado de cosas. Sentí que me entendía perfecto con ese suelo gastado y esas calles de agua. Y las máscaras y los edificios increíbles y los puentes. Y sobre todo, la emoción de llegar a Piazza San Marco, y meterme entre la multitud para asomarme por un costado y verlo, y saludarlo de lejos con una inclinación de cabeza. Y saber, no importa cómo, que no es la última vez que lo voy a ir a visitar.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada