domingo, 11 de marzo de 2012

Lo último que recuerdo del sueño de esta mañana

Entro a un rulo de autopista corriendo, por la banquina. Tengo que esquivar manchas de aceite y autos, estacionados y andando. Al comienzo de la carrera (contra nadie) un señor mecánico/entrenador me alienta, pero a medida que asciendo por la curva ya no lo escucho. En lo más pronunciado de la vuelta también presto atención a no acercarme demasiado a las barandas, que están oxidadas, parecen frágiles y hasta faltan por partes. Sigo corriendo y la ruta baja. Voy cada vez más despacio hasta detenerme en el final de la bajada. Me encuentro con alguien que me pregunta:
—¿De dónde venís?
Señalo a unos metros nomás, en donde está la subida a la autopista.
—De ahí. Pero para llegar de ahí hasta acá tuve que dar toda esa vuelta.
Y me despierto de golpe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada